EL SEXTO SENTIDO

Escribe GLORIA CLAVERO ARANDA

En el Principio de la existencia de la Vida animal y vegetal, reinaba la Belleza singular de las criaturas del Bosque Primigenio, iluminadas por el sol, la luna y las estrellas, faroles que encendían el firmamento, haciendo brotar en su pureza, la Poesía de la Naturaleza Instintiva. Los colores, los perfumes y los sonidos, surgidos de la Tierra, se integraban al cuerpo de la Selva Madre, inundando los suelos, los mares y los cielos; era la Vida, que acontecía esplendorosa, en la inmensidad incomparable de la “Era Silvestre”, regulada por la Ley Cíclica de la Madre Naturaleza, Regidora de los Cambios propios del Movimiento Eterno de todo lo que existe y vive, merced los cuatro elementos… Era el Tiempo en que los sentidos del instinto básico, articulados con los ciclos naturales, orientaban a las criaturas de la selva, para alimentarse, aparearse, protegerse y reproducirse, sujetos por el Equilibrio Natural, dando lugar a nuevos seres nacientes, para que tomaran su lugar; entre la Flora y la Fauna, entre la tierra, los cielos, y el agua; fluyendo de los ríos, los lagos, los mares y los océanos, de acuerdo a su especie…

Muchos miles de años transcurrieron, hasta que el Primate, perteneciente a la especie de los Mamíferos Superiores(de la cual formamos parte…), se incorporó, se puso de pie, cambió su mandíbula, y transitó, dolorosamente, desde los sentidos del instinto básico, con las herramientas propias del Antropoide, hasta llegar a la Hominización, con los signos de la tecnología del Homínido Hablante, que inició su andadura pintando la Vida Salvaje en las cavernas; este fue, quizás, el primer salto primitivo, el primer impulso hacia la Humanidad saliendo del inconsciente de los seres originarios que nos precedieron; seres Preñados del Verbo que los haría nacer al Mundo… porque allí, en el inconsciente prehistórico de este cercano pariente, estaba el impulso, que se haría Palabra, dando nombre a las cosas, los seres y todas las criaturas existentes en el Principio que originó el Mundo; El Sexto Sentido, el Lenguaje Simbólico, conteniendo el Deseo que daría lugar a la Humanidad…

Aunque se sabe que existieron otras especies humanas, cercanas en el tiempo, destacándose la especie Neandertal, con características muy similares a los seres humanos actuales, Sapiens, siempre ha sido la más dominante…

El cronos natural del Tiempo, siguió avanzando, y más allá de los Cambios de Era, portadores de las transformaciones “naturales” del Medio Ambiente, aparecieron las Civilizaciones Humanas, marcadas por las Épocas Históricas, estructuradas por el Homo Sapiens, trayendo la Información la Comunicación, y con el pasar de los años, instaurando la Política, como ordenamiento de la población en jerarquías, las cuales con el tiempo, derivarían en Clases Sociales, y mucho más adelante, estos ordenamientos darían lugar a la Lucha de Clases como corolario de las desigualdades y las injusticias socioeconómicas, producidas por la explotación laboral, en todos los ámbitos, y la esclavitud de la mujer, relegada al Trabajo Doméstico, a la Reproducción y al Cuidado de la Familia, fundamento de la Cultura Machista de los oligarcas del comienzo de las épocas, cultura que continua en nuestros días, con las reglas impuestas por la Clase Dominante, y asumidas por su servidora; la Clase Política, que crea las Leyes, favoreciendo los intereses de los Poderosos …

Durante la Génesis del Mundo, el Deseo Humano dio lugar a la “Creación de un Ser Superior”, del que habría de emerger la Ley Divina que limitara los haceres de los seres mundanos. Un Dios hecho a imagen y semejanza del Deseo de unos pocos sapiens, que en ese comienzo, ostentaban el Poder Absoluto; Así surgió el Dios de los hombres; apareció en diferentes mundos del Mundo humano, como un temible Juez; Arrogante, Cruel, Omnipotente y Vanidoso. De ese mundo “divinizado a lo humano”, más tarde nacieron las Religiones, que desde entonces, se han articulado con el Poder Económico y Político, sometiendo a sus deseos de control de las mentalidades, a las gentes más humildes, y avasallando la Tierra, extrayendo sus riquezas para su peculio. El Homo Sapiens, el Alfa de la Raza Humana, con su devastador Deseo de Poder, se introdujo en el Medio Ambiente Natural, para colonizar la Tierra, y poseerla… sin ningún respeto por la Madre Naturaleza…

No obstante, hoy, existen mujeres y hombres que rompen ese molde; No se conforman con el mundo divino, ni con el mundo humano, ambos estructurados por la minoría detentadora del Poder en el Universo Planetario. Esta minoría, espiritualmente empobrecida por sus excesos y sus ambiciones desmedidas, depredadora de la Vida Sencilla, nos muestra que el Deseo, se ubica en la Frontera entre el Bien y el Mal, entre la Luz y la Sombra…

No obstante, el ser humano tiene la capacidad de elegir y decidir traspasar esa frontera; pero, cuando lo hace, sus actos desequilibran el Deseo de la Vida que lo llevó a inventar el Mundo.

La consciencia de los Poderosos, no siente ningún respeto por la Madre Naturaleza,  principio de todo lo que existe. A este depredador sapiens, solo le interesa acumular riqueza, dominar la Tierra y extraer sus riquezas, de la misma manera que controla y domina a la Mayor parte de la Sociedad Humana, utilizando el Mercantilismo Capitalista, como su doctrina y su credo… este hecho, real, peligroso y doloroso, para todas las criaturas que habitan este planeta, en la actualidad es  acrecentado por la pérdida paulatina del instinto primigenio ligado a la Naturaleza; es el olvido imperdonable del Origen, producido por las ansias que caracterizan el Deseo de Poder de unos pocos, sobre la mayoría de las especies, lo que implica a todos los seres vivos, y todas las cosas …

Sin embargo, a pesar de la realidad del lado oscuro del corazón humano, existe la realidad luminosa; “la Creatividad”, capaz de engendrar y parir  el Verbo, que nombra y da lugar al Deseo y al Erotismo, como “Principio de la vida, hasta en la muerte”. Así surge El Sexto Sentido Humano, que se hace carne y espíritu, significante y significado. Las Gentes descendientes de los Pueblos Originarios, dan cuenta de esta realidad, siguiendo las Leyes Naturales de la Tierra, en su Vida Cotidiana, donde el Principio de los Tiempos, se palpa; el Pueblo Mapuche, “realiza” (viene de real…) este principio, hablando, y hoy, escribiendo, los sonidos de su verbo originario, el Mapudungun; La Lengua de la Tierra, que resalta en los ritos y la ceremonia del Ngüillatun, su ligamen con el Principio de la Reciprocidad; fundamento del “Buen Vivir”.

La lengua Mapuche, como la Aimara, el Quichua, la Lengua Rapa Nui, o las Lenguas Andinas originarias, procedentes de la Civilización Incásica y del Tiahuanaco, o las Lenguas originarias de la Mesoamérica Maya y Azteca, y las del Principio de la Civilización del Norte de Abia Yala; todas, y cada una, son la Poesía que contiene el Origen del Verbo que creó el Mundo; el Sexto Sentido…de la misma manera, que lo son, las lenguas que originaron la Vida Humana en África, donde existen descendientes de los primeros humanos que poblaron la Tierra…

Por estas razones de los Orígenes, necesitamos la Poesía en todas sus expresiones; porque cuando las mujeres y los hombres cantan, escriben, pintan, danzan, esculpen, hacen música, cocinan, mezclando sabores, texturas, aromas, colores; están alumbrando la Poesía Primordial, el Origen del Verbo Humano; El Lenguaje Simbólico de los mundos del Mundo; el Sexto Sentido…Y este es el principio, y será el final; la Poesía, la mayor creación del ser humano, conteniendo el deseo del hombre y de la mujer. El Eros de los Sueños, el Verbo habitando el espíritu de la criatura humana… ¡La Vida!, que buscamos, desde que empezamos a existir como Humanidad, la Nostalgia del Principio, el Eros de los sentidos que alumbran los sentimientos del Deseo, hasta en la muerte…

El hombre y la mujer se hicieron poesía, cuando de los hechos, dieron lugar a la palabra; Y la palabra se hizo metáfora, y en ella anidó el cachorro humano y se convirtió en persona… Quien es capaz de amar la poesía, es capaz de amar a otro ser humano, pero quien es capaz de hacer poesía, recreando sus propios sueños, esa persona, es capaz de inventar otro mundo, el que existe en lo más profundo de nuestro deseo inconsciente; el Mundo del Equilibrio Originario

°°°° °°°°

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *