LA “EVANGELIZACIÓN” DE ABIA YALA

Escribe GLORIA CLAVERO ARANDA

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón inició la Invasión y el Avasallamiento del Mundo
Multicultural de Abia Yala, atropellando la Cosmovisión de nuestros Pueblos Originarios, y
ultrajando sus Leyes Espirituales Milenarias. Lo hizo en nombre del Dios Cristiano, y de Isabel y
Fernando, los Reyes Católicos de Castilla y Aragón.
Con su título de Almirante de la Flota de las Tres Carabelas, favor otorgado por Isabel la
Católica, Colón se embarcó hacia el “Nuevo Mundo”, acompañado por lo más selecto de la
Nobleza de España, las Fuerzas Armadas, y la Curia Eclesiástica, creyendo que seguía la ruta
descrita por Marco Polo, que se había maravillado con los descubrimientos de la seda, el oro de
los tejados, y las especies, riquezas encontradas, por él, en el Lejano Oriente… Pero, el Invasor
de Abia Yala, se equivocó en sus cálculos cartográficos; su desesperada ambición lo confundió, y
en vez de llegar al Asia, llegó justo al otro lado, a asaltar y saquear nuestro continente, que ya
había sido “descubierto”, mucho antes, por Américo Vespucio…No obstante, todos los
representantes de la Monarquía Española, deseaban encontrar la Tierra del Oro y las especies,
para su propio peculio, razón por la cual, usurparon nuestro territorio, irrumpiendo en nuestra
casa, por la fuerza de las armas, con el símbolo de la cruz cristiana como elemento disuasorio
para conseguir apartar a las gentes aborígenes, de sus Culturas Nativas, ligadas a los
Movimientos de la Naturaleza, Vientre Materno de todas las especies, humanas y silvestres, en
concordancia con los ciclos de la Tierra, organizadores del Equilibrio de la Vida Material y
Espiritual…A esta manipulación perversa de la Cosmovisión de los Pueblos Originarios de Abia
Yala, los españoles, y todos los europeos que les siguieron en la Invasión de nuestras tierras, le
llamaron “Evangelización”, negando, en nombre del Dios Cristiano, los aspectos Civilizatorios de
la Diversidad y la Multiculturalidad Indígena. Para perpetrar este criminal atentado, los bárbaros
del Occidente, recurrieron a las reglas del “Santo Oficio”, aplicadas por el “Tribunal de la
Herejía”, con la venia de todos los poderes del Modelo de Estado Europeo de ese entonces… La
Inquisición empezó a funcionar en Europa, desde comienzos del siglo XII, hasta,
aproximadamente comienzos del siglo XIX. En 1492, “El Santo Oficio “y toda su malignidad
entró en Abia Yala, con los genocidas utilizando el Terror, el Miedo, y las hogueras, para
exterminar a las gentes aborígenes que no renunciaban a sus Leyes Espirituales, por lo que eran
consideradas “herejes”, según los Mandamientos de la Santa Madre Iglesia Católica y Romana…
Desde ese momento, los conquistadores, y la casta establecida por sus descendientes, las
dinastías criollas que permanecen, hasta hoy en el Poder, siempre han sabido replantearse y
renovar su dominio y sus imposiciones, en un territorio que jamás les ha pertenecido,
desconociendo los mundos y las gentes, que muy anterior a ellos, habitaban las tierras de Abia
Yala… Consecuentemente, en la actualidad, los representantes políticos de este Poder
omnímodo, poco o nada nos han enseñado en los colegios y las universidades sobre las Culturas
Apache, Azteca, Maya, Chibcha, Tiahuanaco, Inca, Mapuche… y tantas otras que existían en las
tierras que pertenecían a esos pueblos y naciones originarias antes de la llegada de los
invasores europeos… A pesar de la “Barbarie Evangelizadora” acaecida durante la Conquista del
Nuevo Mundo, las comunidades de gentes aborígenes, descendientes de las Milenarias
Civilizaciones que dieron origen a la América Morena, aún conservan y respetan las tradiciones y
las Leyes Consuetudinarias procedentes de la Multiculturalidad Civilizatoria de Abia Yala,
existente antes de la Invasión Europea, y más tarde, enriquecida con el Encuentro entre gentes
nativas y gentes esclavas negras, arrancadas por los europeos de sus raíces africanas.
Derechos y Deberes, Leyes Indígenas, culturas ajenas a la occidentalización, articuladas a los
Ciclos de la Madre Naturaleza, simbolizadas en las diferentes hablas de esas Culturas Diversas,
de esos ayeres, con mundos distintos, diferentes, pero con un BIEN COMÚN, respetado como
Fundamento de la Vida y de la Muerte; LA NATURALEZA…LA MADRE TIERRA DE LOS ORÍGENES…

A pesar de la Occidentalización, impuesta por los Conquistadores, y asimilada durante el
Mestizaje entre gentes europeas, gentes aborígenes y gentes africanas negras; existen
Comunidades Indígenas, tanto en Norte América, como en la Mesoamérica, descendientes de las
Civilizaciones Maya y Azteca; así como en las tierras del Sur del Mundo, encontramos
comunidades descendientes de la Civilización Incásica y del Tiahuanaco, todas las cuales, siguen
respetando las Leyes de la Naturaleza, como lo hacían sus ancestros milenarios, mucho antes
de la Invasión, asumiendo los Ciclos de la Pachamama, Madre de los pueblos Andinos, así como
en las Tierras situadas más al Sur del Planeta, las gentes descendientes del Pueblo Mapuche,
originario de Chile, resisten los embates del Poder de la Casta Dominante, en sus Comunidades
de gentes indígenas que siguen los preceptos de la Mapu Ñuque, la Madre de la Gente de las
Tierras Australes…
No se puede negar la realidad, y la certidumbre de la Cosmovisión de los Pueblos Originarios de
Abia Yala, habida cuenta que, en pleno siglo XXI, sus descendientes siguen viviendo de acuerdo
al respeto de las Leyes Naturales de la Tierra.
Antes de la Invasión Europea, la Diversidad, era un hecho civilizador. Dado este legado
Multicultural, innegable, nuestro continente, desde hace algunos años, ha sido reconocido por el
“Consejo de Todas las Tierras”, como “Abia Yala”, Tierra Madura, Madre Tierra de los Pueblos Originarios de la Afroamerindia.

°°°° °°°°

6 thoughts on “LA “EVANGELIZACIÓN” DE ABIA YALA

  • 10/10/2022 at 13:33
    Permalink

    De acuerdo a los registros de diversos historiadores, con Colón llegó a América el mayor genocidio de la historia humana, tanto en términos absolutos como relativos. Se calcula que quedó cerca de un 10% de la población originaria que se estimaba (de acuerdo Tzvetan Todorov) en unos 80 millones de personas. Lo que, sí, Colón vino acompañado de lo peor de la sociedad española. No venían “nobles” y en el primer viaje ¡no vino ningún sacerdote! Solo aventureros de la peor calaña…

    Reply
  • 10/10/2022 at 19:47
    Permalink

    En su libro “La lucha española por la justicia en la conquista de América” (Aguilar, Madrid, 1967), Lewis Hanke relata: “El conquistador Francisco Pizarro contestó una vez a un eclesiástico de su compañía, que protestaba del despojo que se hacía a los indios en el Perú y le exhortaba a que más bien debería hacérseles conocer Dios y la fe: ‘No he venido por tales razones. Yo he venido a quitarles el oro'” (p. 25).

    Reply
  • 10/10/2022 at 20:59
    Permalink

    Brillante artículo. En este país el brillo se tapa con la estupidez cotidiana.

    Reply
  • 12/10/2022 at 01:37
    Permalink

    De acuerdo a Hanke, Hernán Cortés expresó algo parecido: “Yo he venido aquí a coger oro y no a labrar el suelo como un campesino” (p. 130). Y Las Casas da cuenta de un relato que le hizo un franciscano respecto de un cacique en Cuba que estaba a punto de ser quemado por los españoles por no someterse a su dominio. “Atado al palo decíale un religioso de San Francisco algunas cosas de Dios y de nuestra fe (-el cual nunca las había jamás oído-), lo que podía hacer aquel poquillo de tiempo que los verdugos le daban, y que si quería creer aquello que le decía que iría al cielo, donde había gloria y eterno descanso, y si no había de ir al infierno a padecer perpetuos tormentas y penas. Él, pensando un poco, preguntó al religioso si iban cristianos al cielo. El religioso le respondió que sí; pero que iban los que eran buenos. Dijo luego el cacique, sin más pensar, que no quería él ir allá sino al infierno, por no estar donde estuviesen y por no ver tan cruel gente”. Y concluyó Las Casas: “Esta es la fama y la honra que Dios y nuestra fe ha ganado con los cristianos que han ido a las Indias” (“Obra Indigenista”; Alianza Editorial, Madrid, 1992; p. 81).

    Reply
  • 12/10/2022 at 11:50
    Permalink

    Y resulta que el Infierno, lo trajo a Nuestras Tierras, esa Iglesia, y su Dios Blanco, que hoy, como todo lo que Puede, está muy presente en las Redes Informáticas. La Barbarie sigue aquí, ahora más sofisticada, y muy utilizada por los Poderosos que se declaran “cristianos”, eso sí, de diferentes Parroquias. La Iglesia y su clero nauseabundo, está detrás de las siniestras Leyes contra el Aborto, favoreciendo a violadores (cuando ellos, lo han sido, desde siempre…), niegan la Eutanasia y siguen con su Moral Inmoral del Antiguo Testamento… La Barbarie Eclesiástica, nunca se ha ido…hoy sigue trabajando con la “ignorancia”, su mejor aliada, siempre con el visto bueno del Gran Hermano, que hace tiempo que quitó de las Aulas, todas las materias que hacen pensar, abrir las mentes, salir de la ignorancia, y entender: la Filosofía, la Educación Cívica, además de la tergiversación de la Historia… la Iglesia, es el peor mal que tenemos en el Mundo… otra cosa muy diferente, es la Espiritualidad, que es patrimonio de la Humanidad, y no pertenece a ninguna Iglesia, salvo, al Legado de los Pueblos Originarios, que orientan y guían su Vida, de acuerdo a los Ciclos de la Madre Tierra, La Madre Grande, La Naturaleza…
    ¡Marrichiweu!

    Reply
  • 12/10/2022 at 15:41
    Permalink

    Estimada Gloria: La Iglesia hoy y siempre ha sido mucho más que su jerarquía. E incluso en esta siempre ha habido de todo, como en todas partes. El gravísimo problema que le afecta ha sido el de sus estructuras absolutistas desde Constantino: La inevitable y absoluta corrupción a que lleva el poder absoluto, como lo señaló certeramente el británico John Acton, el más célebre historiador y pensador católico del siglo XIX.

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *