PARA LLEGAR A VICTOR JARA

MAURICIO REDOLÉS

SINO LA VIDA FERNANDO

los que se encontraban presentes atestiguan

que machacó con la guitarra todo el tiempo

y cuando apenas bajó del escenario

se acercó y le hundió su gruesa mano

de hinchadas venas en la rubia cabellera

y le posó en la mirada (en la de ella)              

una mirada tierna con toda su alegría de flores o de abejas
por un segundo

y pasó
y se perdió tras la batientes puetas

o se confundió completo y para siempre

con la audiencia entera.

__ __ __

a la diez de la mañana del once de septiembre

del año mil novecientos setenta y tres

estuve en la universidad técnica del estado

en santiago de chile donde se llevó a cabo
un gran acto antifascista

allí habló allende

hizo un buen discurso (uno de los mejores que le oído)

y víctor jara cantó y cantó canciones de guerra y paz

(es decir las canciones de víctor jara)

a eso de las tres de la tarde estuve en un café

cercano a la estación central con dos o tres amigos

conversando de esto y esto otro

a las seis de la mañana del once de septiembre

del año mil novecientos setenta y tres

desperté con la garganta verde o azul y pensando

que la vida la vida tal vez no nos alcanzaría nunca

y en el aire olor a plumas mojadas a paso de caballería

a uñas.

°°°° °°°°

2 thoughts on “PARA LLEGAR A VICTOR JARA

  • 28/09/2022 at 13:58
    Permalink

    Impresionante testimonio. Victor visitó la escuela de Trabajo Social de la Chile en la calle Condell un día por la noche creo que en 1979. Aunque llegó atrasado, le esperamos y nos cantó como dos horas respondiendo preguntas acerca de su vida y sus canciones, entre ellas “Te recuerdo Amanda.” Allí nos enteramos de la influencia de esta mujer, su madre, en su vida. Tuve también la suerte de verle presentar con el Quila, la “Plegaria de un Labrador” en el Estadio Chile que sería poco años después el triste escenario de su alevoso martirio. Su asesinato y la acción de los sádicos con uniforme que ahora se presentan en Paradas, nos sobrecogió dejándonos saber a una semana del golpe la irracionalidad de su masacre. En la década de los 90,’ en Estados Unidos fue el tema de un ballet creado por Judith Dworin. Para mí, un cantante amateur fue emocionante interpretar esa canción ante un público que no entendía español, pero que se impresionó con la denuncia de la acción irracioanal de los milicos tanto en Agentina como en Chile y los funestos pormenores de la fatídica Operación Cóndor y el helicóptero de la muerte que implantó un clima de terror en el norte y sur de Chile.
    Con el grupo musical Apurimac, entonamos las canciones de Víctor en esas jornadas de 1974 y 1975 que llamábamos “canta y arranca” cuando la acción de la DINA se hacía más intensa. Lei que cuando Pablo Neruda se enteró de la muerte de Víctor, habria dicho, ¿cómo pueden asesinar a un pajarito que entonaba sus cantos? Eso lo pueden explicar siquiatras y los estudiosos de los criminales excesos del facismo.

    Reply
  • 29/09/2022 at 11:54
    Permalink

    Gracias Mauricio por tu emocionante testimonio…leyéndote, me has hecho sentir, que para llegar a Víctor Jara, hoy, quizás, más que otros ayeres, necesitamos todas Las Artes Populares, las callejeras; la Poesía, el verbo contenido en el Arte Fotográfico, la Música, el Teatro, la Danza, la Artesanía, el Canto Justiciero… son las Artes que muestran las Injusticias y el Desequilibrio, en ellas están contenidas las enseñanzas de nuestras cantautoras y cantautores, como Víctor, la Violeta, Patricio Mans, Angel Parra… Necesitamos la Pedagogía de ese Verbo profundo y sencillo, que nos enseñaron la madre, y sus hijos, para hacer frente a la Iniquidad…porque ella, y ellos, siguen aquí, en esa Poesía de la Lucha Cotidiana de la gente simple, siempre persiguiendo nuestros sueños, sin renunciar jamás a nuestro deseo de alcanzarlos …

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *