Evolución Humana. Deseo, Espiritualidad y Ética.

Antecedentes Psicológicos en la Vida de los Pueblos
Originarios.

Escribe GLORIA CLAVERO ARANDA

Antes que se escribiera la Historia de la Humanidad, las gentes del Principio de los Tiempos, pintaron la Vida que experimentaban, en todos los sitios de la tierra por donde pasaron. Fue la primera información del homínido yendo hacia la humanidad. Este hecho, relevante por el sentimiento que comunica, constituye un antecedente primitivo, una “Huella Impresa”, de lo que más adelante sería el Lenguaje Simbólico, y es, sin duda, la primera noticia prehistórica, que anuncia el advenimiento del Deseo Inconsciente, con la aparición de la Especie Humana en la Tierra…

En su largo camino hacia la Humanidad, el primate vivió un Proceso paralelo a la evolución filogenética que lo condujo más allá de la Hominización; mientras experimentaba el desarrollo de su cerebro, su mandíbula cambiaba, se ponía de pié, y se iba transformando su estructura ósea, al mismo tiempo se iba formando su estructura neurológica, y se construía su psiquis, produciendo en este ser una  evolución psicológica que le permitiría atravesar los límites de la selva primigenia. Esto aconteció, hace miles de años, cuando empezó a “observar” que las cosas y los seres que le rodeaban, eran diferentes entre sí, y diferentes a la Madre Tierra, a la que  “reconocía”, como “Creadora” de la existencia de todas las criaturas vivas. De este sentir dan cuenta las pinturas en las paredes y los techos de sus habitáculos. Estas señales, fueron el primer Medio de Comunicación de su realidad vivencial, plasmada como si fuera un libro. El homínido iba dibujando su vida, para “entenderse” y asumirse, como hijo de la Naturaleza, pero, también, como “otro”, distinto…

El Arte Rupestre, reconocido hoy en el mundo, simboliza el nacimiento del Homínido Hablante, como antecedente primigenio de la Especie Humana…

La Ciencia, en general, habla muy poco de la articulación entre la biología y la psicología, que se produjo en los “Albores de la Historia de la Humanidad”… En ese entonces del Principio del Mundo, nuestros padres originarios descubrieron que la muerte y la vida son las dos caras de la existencia, por lo cual, empezaron “enterrando” a los  muertos, rindiéndoles culto, y respeto a la Tierra, de donde “originalmente”, salieron. Esta percepción de “lo Sagrado”, nos habla de una evolución espiritual, enlazada con el Culto a la Madre Tierra, Principio Fundamental de todo lo que existe; Vientre Materno del cual nacieron todas las especies … Sin embargo, este incipiente sentir, “perceptivo” de su relación con la Vida, el Otro, la Muerte y la Naturaleza, habla también, de su deseo inconsciente de acercarse a lo “profundo”; por esta razón, inventa a los dioses, como “Fuerzas Fundamentales”, procedentes de la Tierra, del Mar, de las Montañas y del Cielo. Este ser del Principio, “sabía”, inconscientemente, que “todo lo primordial” está en la Madre Naturaleza, por eso dio lugar a los dioses, y en ellos y ellas, encarnó la Energía que proviene de los cuatro elementos Naturales, como una necesidad de sostenerse, más allá de sus dudas existenciales. En este paso, nuestros antepasados, empujados por el Deseo fecundante de un más allá Espiritual, sin darse cuenta estaban inventando la Cultura. Y avanzando en ese crono que no se detiene, miles de años más tarde, inventaron las Religiones, que luego dieron paso a las diferentes Civilizaciones humanas…   

La Evolución de la Psiquis en los Tiempos Actuales.

Empezamos nuestra vida consciente, con una pregunta con dos postulados que nos enfrentan a una madurez en ciernes: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? A partir de aquí, aparecen los problemas, aparejados al sentimiento que deriva del “darnos cuenta” de la fragilidad humana; la vida nos parece un enigma difícil de resolver.  Desde el principio de los Tiempos de la Humanidad, el Deseo y el Saber Inconsciente que suscita, singular en cada individuo, implica el lugar particular de cada humano en el mundo; los ¿qué quiero? ¿Por qué y para qué?, se hacen habituales en el pensar cotidiano.  Por otro lado aparecen los cuestionamientos “éticos”, individuales; Delante de tal o cual realidad; ¿Qué quiero hacer?  ¿Qué puedo hacer?   ¿Qué debería hacer?… ¿Dónde está la verdad?…

A pesar de que nuestros orígenes primigenios, proceden de los cuatro elementos, propios de la Madre Naturaleza, no obstante, existe el “lado oscuro” del deseo, que se manifiesta en el “deseo de Poder y Dominio”. Así se hacen los Poderosos que solo quieren dominar la Tierra para extraerle sus riquezas, avasallando a los pueblos que desde tiempos inmemoriales habitan los suelos del planeta, cuidándolos y manteniendo sus ecosistemas naturales… Los Poderosos se adueñaron de los territorios ricos del planeta, desposeyendo a sus verdaderos propietarios, cuando descubrieron que “tener lo que no les pertenece”, produce placer y ganancias materiales. Este tipo particular de “Sapiens Teniente del Poder”, se olvidó de nuestra procedencia Originaria, y pasó a pisotear, a maltratar, a envenenar a la Naturaleza, que nos da su energía y nos proporciona el pan de cada día…

El  “Poderoso” de hoy, es un ser estúpido, que muta hacia el “lado oscuro” de su deseo, cada vez más esclavizado por el ansia de Poder y Tener, a toda costa… Aunque no se parece en nada a los animales silvestres, este tipo de ser humano actual, es bestial por su desmesura; ha perdido totalmente los instintos que le daban la pureza de la Selva Madre, de donde salió, exacerbando, con el correr de milenios, sus sentimientos ansiosos de lo que desea, y no tiene… Este sapiens depredador,  se olvidó absolutamente de los ancestrales ayeres humanos, introduciendo el verdadero Pecado Original de la Humanidad: Atentar contra la Madre Naturaleza, en todos sus ámbitos, maltratando y poniendo en peligro la vida de todas y cada una de sus criaturas, incluida nuestra especie… La ignorancia y la estupidez, cimientos del Poder de los Poderosos, son los peores males de la humanidad, impiden que los humanos entiendan las similitudes y las diferencias que nos hacen semejantes. Quienes padecen estas desgracias, son seres incapacitados, para “entender”, que la Madre Tierra, vive constantemente en cambio. Sus ciclos mueven la siembra y la cosecha de sus frutos, consiguiendo la manutención vital de animales y humanos, lo cual demuestra su “Energía sostenedora de la Vida”, en los suelos, en el mar, en los montes, en los cerros y las quebradas… Los Pueblos Originarios, lo han entendido así, desde siempre, porque “saben”, que el Cambio, es lo único que permanece, dándole sentido a la Evolución, en todos los aspectos de la subsistencia humana y silvestre…

Desde el comienzo de la historia sociopolítica en nuestro país, las personas descendientes de los Pueblos Originarios reclaman su lugar, en las tierras del Fin del Mundo…

Los Mapuche, el más numeroso de estos pueblos, se ha puesto de lleno en la respuesta que dan a la primera pregunta; ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? , su respuesta es contundente: ¡Somos Mapuche!, “Gente de la Tierra”, descendientes de una estirpe que habitó esta geografía, hace 11.000 años. Nuestras abuelas y abuelos primigenios, nos legaron el suelo con sus Riquezas Naturales y sus Leyes de la Reciprocidad, y por lo tanto, reivindicaremos por siempre nuestros Derechos Originarios. Las mujeres y los hombres Mapuche necesitamos nuestros territorios porque en sus Bosques Sagrados, reside nuestra identidad: “Somos la Gente de la Tierra”… ¡Marrichihueu!

El Pueblo Mapuche actual, cada dos años, aproximadamente, realiza una Rogativa para dar gracias a la Mapu Ñuque, por sus dádivas que les permite alimentarse, alimentar a sus animales, arar los campos, abonarlos, sembrarlos y cosechar sus frutos. Este rito ancestral es el Ngüillatun, la ceremonia Espiritual más importante para las gentes Mapuche, por su significado; “La Reciprocidad”. La Mapu Ñuque les da la Vida, los Mapuche la reciben, y se comprometen con Ella, respetando sus ciclos, siguiendo los preceptos “Naturales” de los cambios, que se mantienen y se sostienen en este compromiso: “Yo te doy, tú me das, en Justicia y Equilibrio”…  Desgraciadamente, cuando esos cambios son acelerados por la impaciencia, la codicia, la arrogancia y la falta de criterio de los Poderosos, se genera, con adelanto innecesario, la entropía, la destrucción y la muerte, de lo que nos sujeta a la Vida…

La reflexión profunda sobre estos hechos, nos pone frente a lo que somos, al lugar que ocupamos, pero también, al que querríamos ocupar, muchas veces sin cuestionarnos sobre el lugar de nuestros semejantes: Aquí empieza el camino de la Ética

Mis dudas y mi deseo de conocer, que no es lo mismo que saber, me han llevado, a pensar e ir descubriendo, siempre con interrogantes, que la ética es precisamente ese difícil y complejo sitio que nos coloca en la frontera entre el ser y el deber ser, entre la fantasía del deseo y la realidad de ese deseo, entre el respeto a mí misma, pero también el respeto que debo al otro, a la otra…

La consciencia, siendo fundamental para decidir y elegir el camino que recorreremos en nuestra andadura por el mundo, es un elemento intermedio, regulado, en el mejor de los casos, por ese motor vital que es el deseo… pero, en el peor, es el lado oscuro el que manda…

¿Será posible que lleguemos a entender que en Chile hemos iniciado una nueva andadura “Evolutiva” que empezó el 18 de octubre de 2019, y continuó, abriéndose paso a trompicones, en la Convención Constituyente?    ¿Llegaremos a comprender que la propuesta de la nueva Ley de Leyes, solo es una ruta que nos guía hacia el largo camino Constituyente de la Ley, con Justicia y Equilibrio…?

¿Encontraremos el camino a la Casa Común en nuestro Chile?

°°°° °°°°

One thought on “Evolución Humana. Deseo, Espiritualidad y Ética.

  • 26/07/2022 at 15:31
    Permalink

    Qué buen artículo

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *