NO CAYERON AL MAR, LOS ARROJARON AL MAR

Nota de GUILLERMO CORREA CAMIROAGA

Mes a mes, desde el día 11 de septiembre de 2013, un grupo de porteñas y porteños, la mayoría ex Presos(as) Políticos(as) que sufrieron prisión y tortura en diversos centros de detención de la Armada de Chile, se congregan en las afueras del Museo Naval de Valparaíso para dar a conocer el papel represor jugado por la marina chilena durante la dictadura cívico militar y denunciar la existencia en los jardines del Museo Naval de una estatua en “honor” al Almirante Merino, lo que constituye una apología al terrorismo de Estado y un símbolo del negacionismo de los crímenes de lesa humanidad y las brutales violaciones a los derechos humanos cometidas por esta institución armada.

Hoy sábado 11 de junio del 2022, al cumplirse ocho años y nueve meses desde que el Colectivo Cine Fórum impulsó esta iniciativa que busca desmonumentar los símbolos de la dictadura, se realizó la Funa N° 105 frente a los jardines del Museo Marítimo de Valparaíso, actividad de protesta que contó en esta ocasión con la participación del Colectivo de Arte Popular “Pésimo Servicio” quienes efectuaron una intervención urbana desplegando un gran lienzo donde está escrito: “Lxs arrojaron al mar/ y no cayeron al mar/ cayeron sobre nosotrxs.”, versos del poema “Restos”, de la poeta chilena Elvira Hernández.

Esta actividad realizada por el “Colectivo Pésimo Servicio” se inserta en un trabajo más complejo y global de arte visual que están desarrollando respecto a la participación dela Armada en las violaciones a los derechos humanos en nuestra región, que incluye diversas expresiones de arte gráfico, instalaciones y audiovisuales.

El punto de partida de este proyecto artístico de denuncia fue la instalación de este llamativo lienzo en el frontis de un edificio ubicado en la calle Esmeralda el día 21 de mayo recién pasado para que fuera visto por los miles de uniformados que desfilaron por allí durante la conmemoración de aquella fecha.

Estuve realizando algunos registros fotográficos ese día precisamente al frente de donde se desplegó el lienzo y pude ver en los sorprendidos rostros de los uniformados el efecto que provocó esta intervención de arte popular.

Como plantean las y los integrantes del Colectivo:

“(…) este proyecto tiene harto de reflexión, harto de corazón, de afecto. Se nos ocurrió la idea de poner este lienzo el 21 de mayo con el poema “Restos” de Elvira Hernández y fue como el puntapié inicial para comenzar una investigación sobre la presencia de la Armada, sobre cómo ellos ocupan el territorio, cómo lo entienden y como siguen existiendo performances golpistas todo el tiempo. No solo es la estatua de Merino, hay salones en su nombre, hay homenajes todo el año para estos seres detestables…”

“La idea es entender el arte como un vehículo, una instancia en la cual uno puede manifestar ideas que se pueden contar a través de diversos lenguajes y oficios en una materialidad, una canalización de inquietudes, en este caso de las violaciones de los derechos humanos lo que es una herida que permanece abierta…”

“Vemos que ocupar el espacio público es una forma muy valiosa para comunicar. Desde la simpleza de un cartel que dice “se necesita garzón” o “cajero malo” hasta el lienzo con los versos de Elvira Hernández que desplegamos el 21 de mayo, que tiene un trasfondo bien pensado que rompe visualmente la monotonía urbana…”

Durante la funa de hoy sábado 11 de junio hicieron uso de la palabra algunos ex prisioneros y algunas ex prisioneras políticas, quienes manifestaron:

“No queremos más esta estatua del negacionismo. No podemos seguir esperando más. Hemos esperado durante todos los gobiernos anteriores, incluyendo los de Bachelet y no ha pasado nada. Ahora esperamos que el gobierno de Boric tome alguna medida concreta para sacar esta estatua, estamos esperando a la Ministra de Defensa Maya Fernández que de una vez por todas saque esta estatua de Merino, estatua que para nosotros constituye una infamia más, una afrenta más contra la memoria. Exigimos a este gobierno que le dé la orden al comandante en Jefe de la Armada, al Almirante De La Maza, que saque esta ignominiosa estatua.”

“La Armada está comprometida en la violación a los derechos humanos desde el mismo día 11 de septiembre de 1973. Se llevó a mi abuelo a Pisagua. Estoy aquí también para protestar por nuestros compañeros que siguen presos de la revuelta a manos de esta dictadura neoliberal.              La violación a los derechos humanos ha continuado y lo vimos y vivimos en forma directa durante la revuelta con la represión, la tortura, el encarcelamiento y las mutilaciones oculares. El ayer y el hoy se unen, son una historia viva. Por eso hoy estamos aquí protestando para que se saque este tipo de monumentos. Estamos cansadas que se sigan negando las violaciones de los derechos humanos de ayer y que nos sigan reprimiendo hoy día y se sigan violando los derechos humanos. La historia nuevamente la está escribiendo la elite, robándonos la lucha y tratando de silenciarnos con pastillas. Exigimos la liberación de nuestras compañeras y nuestros compañeros presos políticos de hoy día, pero también exigimos verdad y justicia por nuestras familias y la herencia de dolor que llevamos en nuestros corazones. Debemos seguir luchando, abriendo los ojos y manteniéndonos despierto…”

°°°° °°°°

3 thoughts on “NO CAYERON AL MAR, LOS ARROJARON AL MAR

  • 12/06/2022 at 15:17
    Permalink

    Gracias Guillermo. Tu crónica es estremecedora, por lo “real”, del relato, que nos marcó para siempre, a quienes vivimos en carne y alma la historia siniestra del Chile creado por Pinochet y sus esbirros, sobre los despojos de miles de hijas e hijos de esta tierra …
    Las estatuas de los verdugos del regimen de Pinochet, son los símbolos que alimentan las mentes putrefactas de los vámpiros que existen en este país nuestro, “ellos”, se nutren de esas estatuas, las necesitan, porque les recuerdan la sangre inocente, vertida para vivir su inmunda vida…Sin embargo, las gentes que nunca han dejado de luchar para destapar la “verdad” que hay detrás de esas estatuas, son “simbólicamente” más poderosas, que el “vampirismo” que representan Merino, o Baquedano, o cualquier humanoide semejante, retratado en piedra. Sin olvidar los vampiros, de carne y hueso, que hoy, siguen chupándonos la sangre, con la constitución legada por el padre de los vampiros; el asesino Pinochet…
    La poesía, los murales que denuncian las injusticias, la danza, el canto popular que desenmascara la politiquería barata; tienen mucho más sentido y significado que la estupidez simbólica del Poder…
    Tengamos muy presente, que si deseamos acabar con los símbolos del regimen de Pinochet, es fundamental que tengamos claro que votaremos el 4 de septiembre…

    Reply
  • 13/06/2022 at 12:29
    Permalink

    Desgraciadamente, mientras continúe vigente la virtual autonomía operativa -respecto de las autoridades civiles- de las FF. AA. y Carabineros, concedida por la Ley Orgánica Constitucional de aquellas que impuso Pinochet a comienzos de 1990; no sólo la Armada podrá continuar exhibiendo la estatua de Merino; sino, peor aún, Carabineros y las FF. AA. podrán seguir reprimiendo de acuerdo a sus propios protocolos y decisiones.
    Recordemos, en este sentido, los crudos reconocimientos efectuados en CNN Chile a fines de 2018 por los senadores Insulza y Bianchi y el diputado Brito de que “desde 1990 las Fuerzas Armadas y Carabineros se mandan solas”…

    Reply
  • 13/06/2022 at 12:33
    Permalink

    Reconocimiento que tuvo una terrible confirmación un años después, con la mutilación ocular de centenares de manifestantes víctimas por parte de la brutal represión de Carabineros…

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *