FERROCARRIL A LAS ESTRELLAS

Por MARIO AGUIRRE MONTALDO

Esta es una pequeña historia gráfica de uno de los ferrocarriles más singulares del mundo, que existió desde inicios del siglo XX hasta fines de los 70, cuando la población que trabajaba en Sewell, Mineral El Teniente, Chile, terminó de emigrar a Rancagua y se construyó la Carretera del Cobre dejando obsoleta la antigua vía ferrea.

Son muchos más los datos históricos, tanto heroicos como trágicos, y las leyendas de este ferrocarril de montaña. Una historia necesaria de ser escrita y documentada. Veamos, por ahora, esta secuencia:

>>>

El primer “AUTOCARRIL” a comienzos de siglo. Los autocarriles estaban destinados a trasladar a gerentes y jefes de la compañía norteamericana y sus familias entre Rancagua y Sewell:

.

Década del 30. Se modernizan los autocarriles y se amplía el espacio para pasajeros:

.

Década del 40. Llegan los autocarriles Ford. Fotografía tomada en Colón, estación cercana a la Fundición de Caletones:

.

Década del 50 y 60, nuevos autocarriles:

.

Volvamos a los primeros años de la Compañía. Rancagua, los trabajadores se trasladan a Sewell en largos convoyes y en precarias condiciones. Un viaje que duraba poco más de 4 horas en subida y en invierno con nevadas y fríos bajo cero…

.

En la imagen el tren se detiene en el sector La Junta, 30 minutos antes de llegar a la estación terminal en el corazón de la ciudad. Las locomotoras eran a vapor las que perduraron hasta inicios de los 50:

.

Una de las locomotoras iniciales saliendo de su hangar en Rancagua:

.

Trabajadores que realizan labores en el tranque, almuerzan en el sector Agua Dulce a unos 7 kilómetros de la parte baja del campamento:

.

En la imagen, el tren minero llega a Rancagua (año 1919). Se advierte en la calle Millán un piquete de militares. No hay antecedentes:

.

Años 20. Gran movimiento de carruajes y personas en las cercanías de la Estación Braden en Rancagua:

.

Un cruce del tren Rancagua – Sewell en la ciudad. Año 1929:

.

La calle Millán y la Estación del tren a la montaña se transforman en un importante centro social en Rancagua. Años 20:

.

En la fotografía se puede advertir la presencia del mítico “Hotel El Teniente” que perduró en el lugar hasta inicios de los años 60:

.

Década de los 30 y 40. La compañía adquiere carros de pasajeros de tres clases, bajo la presión de los sindicatos, lo que mejora ostensiblemente la calidad de los viajes:

.

Inicios de la década del 40. La locomotora a vapor arrastra un convoy de pasajeros pasando bajo el puente Rebolledo por donde viaja el relave de la mina:

.

El tren atraviesa en Copado por uno de los sectores más peligrosos y temidos del trayecto:

.

En el intertanto, cerca de Coya y aledaño a la línea del tren, una micro hace el trayecto de Rancagua y las Termas de Cauquenes:

.

Década del 50. Llegan a El Teniente las nuevas locomotoras Diesel que realizarán los servicios ferroviarios hasta el final de la era:

.

En la imagen, dos locomotoras Diesel traen desde ENAP el combustible requerido en la Fundición de Caletones:

.

Década del 50: En la Estación de Coya se cruza el tren que sube al campamento y un autocarril que se dirige a Rancagua:

.

Estación de Rancagua. La gente aborda el tren antes de su salida:

.

Años 50. En la Estación Braden en Rancagua:

.

Década del 60: la máquina despeja la vía ferrea en Sewell después de una nevazón. Al fondo derecha se puede advertir el “Patio de Petróleo”, depósito de combustible para las locomotoras en el campamento:

.

El tren sube por parajes extraordinarios:

.

Trabajadores despejan nieve de la Estación terminal “Sewell” :

.

Bajo la Estación en Sewell. Década de los 60. Una mirada cotidiana a un rincón de la ciudad de las ocho mil ochocientas escaleras:

.

EL TREN A LAS ESTRELLAS, notable pequeño tesoro de la historia minera mundial, merece más que este pequeño reconocimiento, hecho a pulso, a pura nostalgia y cariño.

°°°° °°°°

10 thoughts on “FERROCARRIL A LAS ESTRELLAS

  • 06/06/2022 at 08:56
    Permalink

    Gracias Mario. No sabes como disfruto la información, las fotos maravillosas, que además son de una gran calidad. Me llevas a un lugar que creo conocer a través de tus relatos.

    Reply
  • 06/06/2022 at 09:26
    Permalink

    Gracias, hermoso reportaje ,yo no conocía de esa historia……

    Reply
  • 06/06/2022 at 11:39
    Permalink

    Yo subia en el Tren…Golfista……le decian en la epoca a un servicio de Tren….desde Coya a Sewell….y no faltaba una Radio Portatil…hablamos a fines de los 50…..en donde se escuchaba a Mona Bell….El Telegrama….y la gente repetia al unisono………Dijo tu Tiaaa…dijo tu Tiaa….
    Recuerdos….

    Reply
  • 06/06/2022 at 11:54
    Permalink

    Si hay algo que disfruto mucho, son estás historias y las fotografías. Gracias compañero

    Reply
  • 06/06/2022 at 11:56
    Permalink

    Excelente documento gráfico e hitórico, Mario. Gracias.

    Reply
  • 06/06/2022 at 13:24
    Permalink

    Querido Mario. Tus imágenes atraviesan la Nostalgia, Refugio de la Memoria de los Ayeres de Chile, nos conducen a la existencia de una época vital, para toda nuestra sociedad : Los tiempos del Tren, ese tiempo maravilloso que tú viviste en Sewell, y esta vieja, en Valparaíso, conociendo nuestra bella región, siempre en tren, yendo del Puerto al Salto, a Quilpué, Limache, Quillota, el Ramal de San Pedro, Calera… Viajando, en tercera clase, de Valparaíso a Santiago, por el Tunel de la Dormida, en un viaje de película que duraba entre 3 y 4 horas….Tuve la suerte de viajar en la Locomotora que nos llevaba de Calera hasta la Serena. Y también, siendo adolescentes, viajamos con mis hermanos y mis padres, en el tren que atravesaba la Cordillera de los Andes, cruzando pasillos de nieve, para llevarnos a Mendoza… En mi casa del Cerro Barón, viajé por la fantasía propia de la juventud, escuchando a mi padre y a mi abuela, que nos relataban las Leyendas de “El Tren del Abuelo”. Porque mi abuelo, Don Tomás Clavero Olguín, fue uno de los fundadores de la Sociedad “Santiago Watt”, uno de los primeros sindicatos de trabajadores ferroviarios de Chile. Mi abuelo era maquinista ferroviario, era un “Mestrancino”, un “Tiznao”, conducía máquinas que se movían a carbón…
    Tu Tren de las Estrellas, con tus imágenes llenas de la energía, hechas con tu pulso del corazón, para mí, tiene el valor de la Memoria de la Esperanza, que permanece en el Tiempo, como brújula que mueve la Memoria de la Vida…Gracias por esta esplendida Estación de Sewell, en la que nos haces detenernos, para aprender a esperar, la Vuelta del Tren que mueve los cambios …

    Reply
  • 06/06/2022 at 18:17
    Permalink

    LA FOTOGRAFÍA Y LA HISTORIA SE HERMANAN Y NOS CAUSAN LA EMOCION DE ACERCARNOS A UN PASADO QUE NO ALCANZAMOS A CONOCER, AUNQUE LOS ECOS DE LAS FAENAS Y DE LAS LUCHAS ES ESOS MINEROS CHILENOS RESUENAN EN NUESTRA CONCIENCIA.
    GRACIAS MARIO.

    Reply
  • 06/06/2022 at 22:56
    Permalink

    Gracias Mario, por el viaje en el tiempo al pasado, miro los rostros de aquellos que en roles diversos,
    cumplieron sus existencias como nosotros hoy vivimos, ¿Qué ha cambiando mas allá de las tecnologías y formas rudimentarias de convivir? ¡ Los sueños de los desposeídos en el mundo siguen vivos!, La vieja consigna de Lenín sigue nueva en la esperanza: “Pan, Paz , Justicia y Libertad”
    Sin memoria, sin sentimientos, sin emoción, sin voluntad no hay sujetos de la historia ni quién la cuente y que la cambie tal vez…Gracias también por esta tribuna para expresar nuestro sentir. Es sanidad mental como Gloria Clavero establece muchas veces… Gracias nuevamente

    Reply
  • 07/06/2022 at 08:29
    Permalink

    Espectacular reportaje. Chile poseía un tesoro ferroviario y en especial, un tesoro arquitectónico. Y lo abandonó. País corto de vista!

    Reply
  • 07/06/2022 at 10:09
    Permalink

    Estimado. La destrucción de esta notable ciudad inclinada casi en 45 grados a 2500 metros de altura, fue obra de la dictadura civil-militar encabezada por Pinochet. A fines de los 70 Codelco procedió a vender todo el desarme de los edificios a empresas inmobiliarias… Un crimen patrimonial vergonzoso y deprimente!

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *