UN MONUMENTO A LA INFAMIA

TODOS LOS DÍAS 11 DE CADA MES y en especial los 11 de septiembre, un grupo de ciudadanos se da cita a las 12 del día en punto, en el Paseo 21 de Mayo en el cerro Artillería de Valparaíso, con el objeto de manifestar su repudio a la presencia del monumento de Toribio Merino que exhibe la Armada, propulsor del golpe de estado del 73 y jefe de la marina durante los peores tiempos de persecución, detenciones, torturas, muertes y desapariciones en la región. Este sábado será 11 una vez más, pero esta vez con la noticia de que un recurso de protección por no retiro de la estatua se ha acogido a trámite.

El homenaje al excomandante atenta contra el derecho de reparación de las víctimas de derechos humanos y amenaza con la repetición de tales actos al presentarlo como un modelo a seguir.

La Corte Suprema revocó la resolución pronunciada por la Corte de Santiago, y declaró que ésta deberá dar tramitación al recurso de protección deducido en contra de la Armada de Chile por no retirar la estatua de José Toribio Merino del Museo Marítimo de Valparaíso.

En su libelo, el actor explicó que es integrante de la “nómina de prisioneros políticos y torturados”, elaborada por la Comisión Valech II, y en tal calidad denunció que la recurrida no accedió a su solicitud de remover la estatua erigida en homenaje al almirante.

Indica que la institución militar solo tiene dos estatuas de excomandantes en jefe en recintos institucionales, una de Lord Cochrane y otra de José Toribio Merino. Sin embargo, el primero es considerado como el fundador de la Armada chilena, y el segundo fue uno de los cabecillas del golpe militar del año 1973, por lo cual estima que ello deja de manifiesto la adscripción política de los mandos de la Armada.

Aduce que la recurrida al homenajear a quienes han tenido responsabilidad en impulsar políticas sistemáticas de violación de los derechos humanos atenta contra el derecho de reparación de las víctimas. Además, de amenazar con la repetición de tales actos, ya que presentan a aquel excomandante como un modelo a seguir para las futuras generaciones de funcionarios de la Armada.

Por ello, alega la transgresión de la garantía contenida en el artículo 19 Nº1 de la Constitución; y solicita se ordene retirar la estatua en cuestión, para que sea reemplazada por un monumento a las víctimas de violaciones a los derechos humanos.

°°°° °°°°

5 thoughts on “UN MONUMENTO A LA INFAMIA

  • 09/09/2021 at 11:00
    Permalink

    “En su libelo, el actor explicó que es integrante de la “nómina de prisioneros políticos y torturados”, elaborada por la Comisión Valech II, y en tal calidad denunció que la recurrida no accedió a su solicitud de remover la estatua erigida en homenaje al almirante.”

    Quién es el actor?

    Reply
  • 09/09/2021 at 19:22
    Permalink

    Entiendo que el “actor” es el abogado que representa al grupo que plantea que la estatua de Merino hay que sacarla.

    Reply
  • 09/09/2021 at 21:28
    Permalink

    Gracias Mario por esta crónica.
    En el caso de Merino, para mi, el “actor”, representa a las víctimas de este asesino, pero, detrás de su libelo, están todas las gentes, muertas y desaparecidas durante la Dictadura, y el dolor de sus familias, que no consigue una justa reparación…
    Mientras existan en Chile, monumentos que representan a criminales de las FFAA, no solo las gentes sobrevivientes a la barbarie se rebelarán contra estos símbolos del terrorismo militar…
    Baquedano está donde tiene que estar, “en sus cuarteles”…

    Reply
  • 10/09/2021 at 15:56
    Permalink

    Inconcebible y absolutamente inaceptable

    Reply
  • 11/09/2021 at 01:31
    Permalink

    ¿Y no se podría elaborar, además, un folleto a repartir en el mismo Paseo del 21 de mayo todos los meses, incluyendo un listado de víctimas y de los oficiales u suboficiales procesados y condenados por graves violaciones de derechos humanos y en los lugares en que los efectuaron?

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *