SEIS MIL NIÑOS DESECHABLES

Artículo de la BBC Mundo.

Desde 1863 hasta 1998, más de 150.000 niños indígenas fueron separados de sus familias y llevados a internados estatales en Canadá.

Estos colegios administrados por el gobierno, y operados mayormente por la Iglesia católica, formaban parte de la política para lograr asimilar a los niños indígenas.

A los menores no se les permitía hablar su idioma o practicar su cultura y muchos eran maltratados y sufrían abusos.

Ahora, el aterrador NUEVO hallazgo de los restos de 215 niños que eran estudiantes de uno de esos internados, la Kamloops Indian Residential School ha puesto de nuevo el foco en los abusos cometidos en estas instituciones.

Los niños se vieron obligados a abandonar sus idiomas nativos, hablar inglés o francés y convertirse al cristianismo.

Joseph Maud fue uno de esos niños. En 1966, con cinco años, ingresó en el internado de Pine Creek, en Manitoba.

Se esperaba que los estudiantes hablaran inglés o francés, pero Maud solo hablaba su nativo Ojibwa.

Si los estudiantes hablaban su lengua propia, se les tiraba de las orejas y se les lavaba la boca con jabón, le contó Maud a la BBC en 2015, cuando se publicó un informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

“Pero el mayor dolor fue estar separado de mis padres, primos y tíos y tías”, le dijo Maud a la BBC.

INTERNADO DE NIÑOS NATIVOS

El informe describió la política dirigida por el gobierno como un “genocidio cultural”.

“Estas medidas fueron parte de una política coherente para eliminar a los aborígenes como pueblos distintos y asimilarlos a la corriente principal canadiense en contra de su voluntad”, se lee en el resumen del informe.

“El gobierno canadiense siguió esta política de genocidio cultural porque deseaba desprenderse de sus obligaciones legales y financieras con los aborígenes y hacerse con el control de sus tierras y recursos”.

En el informe también se detallaron fallas radicales en el cuidado y la seguridad de estos niños, con la complicidad de la Iglesia y el gobierno.

Los estudiantes a menudo fueron alojados en edificios mal construidos, con poca calefacción e insalubres, según el informe. Muchos carecían de acceso a personal médico capacitado.

Con el trabajo de la CVR se estimó que unos 6.000 niños habían muerto mientras estaban en internados. Sus cuerpos rara vez regresaban a casa y muchos fueron enterrados en tumbas sin nombres.

COMO ESTE INTERNADO (Kamloops) HABÍA AL MENOS OTROS 130 EN CANADÁ

El Proyecto Niños Desaparecidos documenta las muertes y los lugares de entierro de los niños y hasta la fecha se han identificado más de 4.100 menores.

Pero muchos más sufrieron abusos emocionales, físicos y sexuales.

Maud le contó a la BBC en 2015 que tenía que arrodillarse en el piso de cemento de la capilla, porque las monjas le decían que “esa es la única forma en que Dios te escucha”.

“Lloraba al arrodillarme, y pensaba: ‘¿cuándo va a terminar esto? Que alguien me ayude'”.

Recordó que cuando mojaba la cama, la monja a cargo de su dormitorio le frotaba la cara con su propia orina.

“Era muy degradante, humillante. Porque estaba durmiendo en un dormitorio con otros 40 niños”, contó.

En 2008, el gobierno canadiense se disculpó formalmente por el sistema.

El hallazgo en la escuela Kamloops

La escuela Kamloops, que funcionó entre 1890 y 1969, era la más grande de este tipo sistema de escuelas, conocido Sistema Escolar de Residencias Indígenas.

Bajo administración católica, llegó a contar con hasta 500 estudiantes cuando alcanzó su punto máximo en la década de 1950.

El descubrimiento a finales del pasado mes de mayo de los restos de al menos 215 niños indígenas en una fosa común en esta escuela ha provocado indignación en todo el país.

El primer ministro, Justin Trudeau, calificó el hallazgo como un “doloroso recordatorio” de un “capítulo vergonzoso de la historia de nuestro país”.

Trudeau también ha instado a la Iglesia católica a “asumir la responsabilidad” de su papel en las escuelas residenciales indígenas.

El gobierno central asumió la administración de la escuela en 1969, utilizándola como residencia para estudiantes locales hasta 1978, cuando fue cerrada.

“Necesitamos tener la verdad antes de que podamos hablar de justicia, sanación y reconciliación”, dijo Trudeau.

PINTAN MUROS EN LAS CIUDADES EN CANADÁ

(Nota del Editor: Estos hallazgos que llenan de asombro y espanto, son solo un reflejo de la recurrente y vieja historia de todo el continente americano desde la llegada de los europeos. La codicia sin límites de las clases dominantes por la tierras y riquezas de los pueblos originarios los llevaron a cometer genocidios y crímenes sistemáticos, siempre con la complicidad de la Iglesia Católica. En Chile, terratenientes de la patagonia exterminaron a sangre y fuego a pueblos nativos completos como los Selknam, Onas y otros. Y todavía persiste la guerra sucia contra el pueblo mapuche en la araucanía, que, en rigor, resulta ser más de lo mismo.)

°°°° °°°°

6 thoughts on “SEIS MIL NIÑOS DESECHABLES

  • 03/07/2021 at 12:12
    Permalink

    Poco que agregar… Los hombres blancos ahora cosechan el fruto de su ambición que llevó y lleva a tantas etnias al borde de las extinciones… Chile y Sudamérica es ejemplo vivo, pero son feroces los esfuerzos por silenciar las diferencias culturales… Y ahora es la misma ambición global blanca que genera esta pandemia!!
    Una pena leer los tormentos que podemos aplicar a la infancia en nombre de Dios o la civilización…

    Reply
  • 03/07/2021 at 14:49
    Permalink

    Horripilante, abusos y asesinatos con la connivencia de la Iglesia y El estado.
    La indefensión total de tantos niños y sus familias.
    Degradante y un asco para la conciencia de las personas.
    Dolorosamente es una realidad pandémica que ha perdurado por más de dos siglos, en todos los continentes practicado con las minorías étnicas y los pobres y marginados de la sociedad.
    A sangre y fuego, de manera sistemática
    Inhumano

    Reply
  • 03/07/2021 at 15:59
    Permalink

    Los peores crímenes contra la infancia, han sido y son, los perpetrados por los representantes de las religiones en el mundo. Tanto cristianos ortodoxos, como cristianos en general, musulmanes, judíos, han cometido, y lo siguen haciendo, unos de los peores delitos, amparado por las leyes canónigas de sus credos. La Pedofilia, es, de lejos, el peor crimen cometido contra la infancia. La Iglesia Católica se destaca por ser la más conocida permitiendo, y tapando, hasta hace muy poco, los abusos sexuales en niñas y niños, la mayoría, menores de edad. En la actualidad, todavía, los repugnantes patriarcas musulmanes, se amparan en sus leyes islámicas, para aplicar, la Ablación del Clítoris en niñas desde los 7 años, en la que, algunas mujeres mayores, en concordancia con los jefes religiosos, practican esta terrible amputación. Aparte de los matrimonios en las que los padres, entregan a sus hijas menores, a hombres que les doblan, o les triplican la edad… Y, por supuesto, el Mundo Occidental, calla, porque aún, tiene mucho que ocultar de los crímenes de la “Puta de Babilonia”( la Iglesia Católica…)
    Las religiones de los libros. la Biblia, El Talmud y el Corán islámico, han sido la base de sustentación de los crímenes contra la infancia, y contra la mujer, en todo el mundo.
    El Patriarcado, nació hace miles de años, y se afianzó con las religiones, de las cuales nacieron las primeras leyes creadas por los hombres…y la desgracia, es que aún persisten… incluso, hoy, la pornografía infantil, la trata de menores para esclavizarles en la prostitución, es una derivación, de los antiguos abusos a niñas y a niños. Las leyes actuales, no sirven, para tratar las violaciones a niñas y a niños menores…

    Hoy, en este país nuestro llamado Chile, existe un debate, porque hay personas que no quieren juran sus cargos, ya que eso las asimila “religiosamente”… Hoy, prometer, o jurar en nombre del Pueblo, parece un delito ¿o un pecado?….

    Reply
  • 03/07/2021 at 17:55
    Permalink

    El elitismo no es solo un concepto de personas que se sienten autorizadas para servir por sobre los que dicen representar, en realidad ellos son ideológicos, se sienten supremos, elegidos para mandar,
    todo lo pueden justificar en función de los intereses que sirven así por ejemplo el coronel de ejército Cornelio Saavedra cuando ingreso con tropas al sur del Bio- Bio fue con la intensión de masacrar, usar el terror contra mujeres, niños y ancianos Mapuches para concretar el control del territorio antes Mapuche y anexarlo al Estado de Chile, el había declarado en carta registrada por el
    Historiador y antropólogo José Bengoa,
    que tenían que ser dominados por el terror y el exterminio, que no bastaba con el desalojo de sus tierras ancestrales, así después esas tierras que no eran del fisco Chileno fueron rematadas en la bolsa de valores de Santiago, este proceso de sometimiento primario por genocidio militar es la implementación de una política de estado, una estrategia que va desde la penetración del territorio Mapuche, construcción de fuerte y refundación de ciudades como la de Angol, desalojos de territorio por violencia armada, pactos provisionales con autoridades locales que en un lapso aprox.de treinta de 1857 hasta la guerra contra Perú y Bolivia someten a la Araucanía.
    En la Actualidad son los hijos de los chilenos de pueblo bajo régimen de Sename reciclado son los que viven la opresión desde las políticas de Estado con los excedentes humanos según acostumbran conceptualizar desde la elite.
    Lo anterior lleva a nivel mundial a esta elite Ideológica a decir que sobran 7500 millones de humanos para ser sustentables tendrían que ser 500 millones.
    Dentro del horror de estas prácticas genocidas no las podemos considerar una casualidad o un desvío de la norma, es un paradigma egocéntrico, etnocéntrico y de dominio, pero son individualidades humanas quienes las encarnan y consensuan en la política, la religión, la economía, la educación y la ciencia…
    En este excelente articulo sobre lo que es un tema social de actualidad en Canadá ( me consta por vía parental), es para el mundo “Globalizado” una verguenza más dentro de este genocidio planetario denominado pandemia por el Estado Mundial ONU, así pues que este hecho horroroso,
    no nos impida ver esta acción sistémica que no es cosa del pasado, sino que sigue ocurriendo…

    Reply
    • 20/07/2021 at 18:55
      Permalink

      Las prácticas genocidas han sido comunes en Chile desde la primera caravana de la muerte, la que emprendió Diego de Almagro en 1536 y 1537. Como dices, todo esto sigue ocurriendo. Hoy tiene otras modalidades. José Bengoa denuncia los hechos del siglo XIX, pero cuando él fue director de la CEPI, Comisión Especial de Pueblos Indígenas, creada por Aylwin, él mismo encabezó otra política genocida: corromper y cooptar a la dirigencia indígena que luchó contra la dictadura y contra la privatización de las tierras en los años 1973-1990. Como director, “se compró” a buena parte de la dirigencia para reducirlos a funcionarios dependientes de un sueldo.
      Los crímenes cometidos por instituciones religiosas no solo involucran a la Iglesia Católica, por ser la que más siglos estuvo en esta función: desde el siglo XX y hoy en día, son los evangélicos los que van matando el alma de los pueblos, al aterrorizarlos con el cuento del infierno y el cuento de un libro sagrado que manda quitar la tierra y las tierras a sus legítimos y ancestrales poseedores, para entregarlas a los favoritos de algún dios aterrorizador. Y detrás de la generación de estas creencias, está una vez más la obra del sionismo, que es el que hoy pone en evidencia los crímenes de los cristianos, para ocultar sus propios crímenes.

      Reply
  • 05/07/2021 at 19:00
    Permalink

    Indignante, triste te desgarra el corazón tanto abuso con niños y niñas. En Chile siguen ocurriendo estos abusos.
    Comparto plenamente los otros comentarios.

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *