CICATRICES URBANAS DEL 73

Crónica de GUILLERMO CORREA CAMIROAGA

Hace un par de meses atrás  -cuando en Valparaíso todavía podíamos desplazarnos con relativa libertad y la pandemia de coronavirus no se había desatado como consecuencia, entre otras cosas, de las erráticas medidas gubernamentales de permisos de vacaciones y apertura indiscriminada de las fronteras- después de compartir con amigos un café conversado en “El República”  decidí dar un paseo por antiguos espacios estudiantiles, recordando la época de los años setenta como estudiante de la Universidad de Chile, sede Valparaíso.

Al llegar a la parte posterior del “Departamento de Ciencias de la Universidad de Chile” de aquel entonces, hoy sede de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, lugar en donde teníamos clases de los ramos básicos del área de la Salud, pude observar que todavía siguen presente sobre las paredes de este hermoso edificio las “heridas urbanas del 73”. Orificios de bala disparados desenfrenadamente por los uniformados los días posteriores al golpe de Estado en contra de supuestos francotiradores fantasmas, presentes solo en las enfermizas mentes golpistas, con el simple y siniestro objetivo de provocar miedo, propio de las acciones del terrorismo de Estado que se desencadenaron brutalmente en contra de los chilenos y chilenas a partir del 11 de Septiembre de 1973.

De “golpe”, ahora en el año 2021, poco más de 47 años después, volvieron a la memoria una serie de situaciones vividas como estudiante en esa época. Recordé, por ejemplo, cuando tuve que ir a revisar las listas en calle Hontaneda, por el costado del Hospital Van Buren en el cerro El Litre donde funcionaban oficinas administrativas para ver si era uno de los “afortunados” que podían seguir estudiando en la universidad. Precisamente al mismo lugar que había concurrido a materializar la matrícula en la carrera de Odontología el año 71, después de haber rendido con éxito la PAA y quedar seleccionado en ella.

En Septiembre del 73 las listas colocadas allí correspondían a una “nueva selección”, esta vez para ver si tenías “derecho” a continuar estudiando según lo decidieran los uniformados que a sangre y fuego se habían tomado el poder.

Si mal no recuerdo existían tres tipos de listas con las letras A-B y C. En la primera aparecían los nombres de los alumnos y alumnas que podían continuar sin problemas estudiando la carrera. Obviamente que aquí se incluían a todos y todas las alumnas que apoyaban el golpe de Estado. En la Lista B aparecían los nombres de todos aquellos alumnos y alumnas que “olieran a Unidad Popular”, pero que según no sé qué criterio, o  más bien des-criterio, se les permitía seguir estudiando como “alumnos condicionales”, siempre y cuando se “comprometieran a no participara en actividades políticas”, ya que a la más mínima sospecha serían expulsados. En la Lista C estaban los nombres de alumnos y alumnas suspendidos por un semestre, un año o más, y los expulsados definitivamente de la Universidad.

En la confección de estas “Listas” participaron obviamente compañeros(as)  de curso, de la Facultad o de la Carrera  a la que se pertenecía, todos y todas partidarios del golpe de Estado, simpatizantes o militantes del Partido Nacional, Patria y Libertad o la Democracia Cristiana. Desgraciadamente no existen los documentos o registros que respalden los nombres de los y las responsables de tan deleznable comportamiento, que corrieron silenciosa y cuidadosamente deboca en boca, pero sería irresponsable entregar sus nombres sin el respaldo necesario.  

Fui uno de los alumnos “afortunados” y esta vez fui “seleccionado” en la Lista B, por lo tanto pude continuar estudiando como alumno “condicional”.

Después de alrededor de una semana o más, no recuerdo precisamente, tuvimos que acudir a la Escuela Dental, ubicada en la Subida Carvallo, a pocos metros más abajo del Estadio Playa Ancha, lugar que fue utilizado como centro de prisión por algunos días, para ir a reconocer y retirar nuestras pertenencias que habían quedado guardadas en los casilleros.

Al llegar allí nos encontramos con la Escuela Dental “tomada” por Infantes de Marina, con sus puertas de reja exterior cerradas, cosa esperada en esos días, pero fue una desagradable sorpresa  ver que había compañeros de los distintos cursos junto a los marinos, quienes te reconocían como alumno de la Escuela para que los uniformados te permitieran entrar a retirar tus cosas y ellos mismos te acompañaran hasta los casilleros.

.

Todavía recuerdo las lastimeras palabras llenas de disculpas de quien me acompañó, quien no solo había sido un compañero de curso, sino que pertenecía al grupo de los “desarrapados”, aquellos y aquellas que gracias a las becas y “préstamos de instrumental”  implementados durante el gobierno de Salvador Allende pudimos sacar adelante esta Carrera que se caracterizaba por los elevados gastos en que se debía incurrir para comprar el instrumental que solicitaban en la parte clínica.

Nuestros casilleros estaban ubicados en la parte posterior de la Escuela Dental y como esta había sido allanada violentamente, al igual que todos los demás recintos universitarios, los casilleros habían sido descerrajados y sus contenidos vaciados al suelo sin ningún miramiento, en busca de “material subversivo y armas imaginarias”.

Nuestros libros, apuntes, cuadernos y trabajos dentales desparramados, destruidos y apilados desordenadamente, eran el mudo testigo de la brutalidad militar, en este caso sobre objetos materiales, pero que se desató con mayor bestialidad en contra de los cuerpos indefensos de millones de chilenos y chilenas allanados, vejados, con un saldo de miles y miles de prisioneros, torturados, asesinados y desaparecidos que hasta el día de hoy no se sabe dónde están.

Ante la mirada avergonzada de mi compañero fui recogiendo y ordenando mis pertenencias. Las únicas palabras que pronuncié fueron mi nombre y curso al marino que custodiaba la puerta de entrada a la Escuela Dental junto a las y los compañeros “de confianza” que estaban junto a ellos. Durante el trayecto hacia los casilleros y hasta que salí de allí no pronuncie palabra alguna. Solo miré con desprecio un par de veces a mi compañero de curso, mientras él intentaba explicar lo inexplicable.

El primer día que se nos permitió retomar las clases parecía estar en algún recinto militar y no en un plantel universitario, ya que muchos de los profesores de la carrera, e incluso un alumno, aparecieron “engalanados” en sus uniformes, ya que muchos de ellos trabajaban en la Armada. Los sueños multicolores que impulsaban nuestro quehacer en  el Gobierno Popular del compañero Allende se transformaron de la noche a la mañana en una pesadilla grisácea, o más bien dicho azul marina en el caso nuestro.

.

Este “fogonazo” de recuerdos que estalló en mi memoria el mes de febrero de este año y que he relatado en esta crónica, fue gatillado por esos  impactos de bala que después de 47 años siguen allí diciéndonos que la verdad, la justicia y la impunidad son tan reales como esos orificios sin “cicatrizar”. Son una herida abierta en las paredes de este hermoso edificio, que forma parte del patrimonio de la arquitectura moderna chilena y se terminó de construir el año 1961 para que funcionara allí la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile de Valparaíso, diseñado por el destacado  arquitecto Héctor Mardones Restat, quien también es el autor, entre otras obras, del edificio matriz del Banco del Estado en Santiago.

3 thoughts on “CICATRICES URBANAS DEL 73

  • 08/04/2021 at 12:30
    Permalink

    “Un pueblo sin memoria repite su historia”…
    ¡Gracias Guillermo por aportar con este precioso grano de arena que hará imborrable las innumerables tropelias de la dictadura militar y sus esbirros!
    Este grano de arena que aportas junto a millones de otros, formará la playa de nuestras utopías pasadas y presentes, para que por allí circulen libremente las generaciones actuales y futuras, para hacerlas realidad.

    Reply
  • 08/04/2021 at 14:30
    Permalink

    Un recuerdo necesario,fundamental.La memoria debe seguir latente,por siempre y ojalá y las próximas generaciones,bajo perspectivas alejadas de la pudredumbre politica existente,pueda recordar en las aulas el terror que vivió la patria y que sigue viviendo.

    Reply
  • 09/04/2021 at 20:42
    Permalink

    La memoria de un pueblo, es el corazón de su historia. Gracias Guillermo, por tu dedicación a buscar el pulso de ese corazón herido, que late y sigue vivo, porque gentes como tú, nos ayudan a seguir luchando contra el olvido…

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *