MOLOTOV

Por MARIO AGUIRRE MONTALDO

La CREATIVIDAD es como el estallido de una molotov en la mente. Perdónenme la figura.

La rutina, la educación formal y la vida cotidiana rigidizan la forma de ver el mundo y de comunicarlo. Demanda mucho menos esfuerzo un modo prejuiciado e inconmovible de interpretar la realidad. Pero además reproducir (copiar y pegar en la mente) nos alivia de la tensión de lo nuevo y nos libra de las disonancias cognitivas. En otras palabras, se comprende que el grueso de los individuos en sociedad se comporte de esta manera “adaptativa”.

El concepto de creatividad se ha manoseado en los últimos decenios. Suele aparecer en la Misión y Visión de instituciones, universidades, entidades educativas, empresas, constituyéndose solo en una linda declaración de principios. Porque cuando uno va a terreno, solo observa, en ausencia de la creatividad, prescripciones y estilos convergentes de pensamiento y acción. ¡Ya sabemos cómo la educación formal reprime la creatividad de los niños y acaba por empequeñecerla!

El Sputnik, que fue el primer y sorprendente satélite artificial puesto en órbita en el espacio, tuvo la virtud de despertar el interés en EEUU y Europa por investigar a fondo esta función de la mente que se expresa en la creatividad. Los soviéticos habían impactado con algo original y llevaban la delantera a “occidente” y había que invertir recursos en el desarrollo de esta capacidad humana que impulsa a hacer algo nuevo, inédito y desconocido con antelación.

Con este antecedente, surgen los primeros grandes investigadores del pensamiento creativo. Wertheimer introduce el concepto de pensamiento productivo y Guilford habla del pensamiento divergente. Koestler describe el pensamiento disociativo. De Bono declara el pensamiento lateral. Todos ellos buscan aproximarse a las funciones cognitivas responsables de la creación, Surgen también autores que añaden elementos afectivos y motivacionales a este atributo, tales como Rogers, Csikszentmihalyi y otros. Aparece un perseverante investigador, Torrance, que logra operacionalizar el concepto de Pensamiento Creativo en varias funciones, con la posibilidad de “medirlo” y descubrir el “perfil” de pensamiento creativo que cada individuo posee. Un procedimiento análogo a la medición de la capacidad intelectual donde al psicólogo le interesa conocer el perfil de funciones, es decir la configuración que posee un individuo de habilidades tales como, tipos de memoria, abstracción, comprensión, atención, concentración y varias otras. Este método de Torrance nos habla de cinco funciones mentales que operan en la capacidad de producción creativa de una persona cualquiera: Originalidad, Fluidez, Resistencia al Cierre Prematuro, Abstracción y Elaboración.

A pesar de los evidentes avances de la investigación en este campo, no existe intención deliberada ni método alguno para desarrollar estas destrezas en la educación o en el hogar. ¿Es peligroso para el stablishment masificar el pensamiento creativo?

El pensamiento creativo puede hacer la diferencia, puede torcer las convenciones, puede activar cambios, podría forzar el proyecto y el rumbo del mundo, donde lo que se espera es la uniformidad, la disciplina, el conformismo, el orden establecido y la obsecuencia. En una oportunidad le escuché a alguien sentenciar: la creatividad es para los artistas…

La creatividad no solo se expresa en el arte. La creatividad es vital (o puede ser extraordinariamente gravitante) en la ciencia, en la investigación, en la industria, en la vida diaria, en las relaciones humanas, en los cambios sociales y en el amor.

°°°°°°°°

((Foto de Portada: El Sputnik soviético en el espacio)).

5 thoughts on “MOLOTOV

  • 24/02/2021 at 19:41
    Permalink

    Muy interesante! Historias desconocidas para mí. me interesa el tema, en general, tememos crear algo nuevo, verdaderamente nuevo.

    Reply
  • 24/02/2021 at 20:47
    Permalink

    Muy de acuerdo, Mario. Y no hay que olvidar el aspecto lúdico en la creatividad en todas las etapas de nuestras vidas.

    Reply
  • 25/02/2021 at 01:11
    Permalink

    Llamativo, y me interpela lo expuesto…
    Los sistemas de dominación clasistas, en base a la apropiación de los medios y fuerzas productivas, por definición conservadores frenaran la creatividad social e individuada que exceda el marco del sistema de dominación y apropiación, por consiguiente solo durante las crisis se abren procesos creativos, que tienen por base la reacción antisistema ( p. ejemplo durante la guerra civil Española y la II guerra mundial se desarrolla la bomba térmica incendiaria de fuego directo o mecha o de reacción qca. de clorato potásico y acido sulfúrico mas combustible o “Molotov” apodada así por burla al miembro del PECUS y ministro de relaciones exteriores de Stalin, el camarada V. Molotov durante la confrontación de URSS y Finlandia, si bien el termino se popularizo como un arma anti blindados popular en la insurrección de Varsovia, y en la Gran Guerra patria de la URSS con Alemania, popularmente es un arma insurreccional hoy en el mundo…)
    Me parece que la creatividad en las situaciones de crisis sistémicas es reactiva y por ende no libre, es creativa -reactiva. La creatividad verdadera surge mas allá del deseo del animal humano compitiendo con otro, de su instinto de conservación , de su miedo existencial… Surge de su capacidad de intelectiva de asombro, de maravilla, y de amor a y por la vida, algo a lo que se acercan los artistas y los que tienen corazón, los verdaderos revolucionarios… Por delante esta el gran desafío de esto que se cae en Chile y en todo lugar, no para crear reactivamente mas de lo mismo con o sin componendas “parche curita” de constituciones e instituciones, es una Humanidad creativa la que puede nacer, y no hay recetas, no tenemos donde copiar, solo aunar voluntades, dialógicamente ; liberar el patrimonio de la cultura humana es su riqueza diversa, limpiarla de todo sesgo, entender que estar en este planeta es estar en comunidad, y esta utopía es respeto como humanidad y con toda forma viva de existencia… Gracias .-

    Reply
  • 25/02/2021 at 20:40
    Permalink

    Todo el hacer se basa en procesos y procedimientos que nos impide salirnos de las vías y constructos mentales que hace en algunos simples mortales sigamos con las orejeras que alguna vez nos pusimos y nos sentimos cómodos con eso. Admiro a los creadores, de cualquier ámbito. Te admiro Renato Gabriel, uno de mis nietos.

    Reply
  • 27/02/2021 at 11:24
    Permalink

    La creatividad (genuina) hace la diferencia, en todo ámbito de cosas…

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *