PILATOS, JUDAS Y LA GUARDIA PRETORIANA

Escribe GLORIA CLAVERO ARANDA

Los profetas de los tiempos bíblicos, ungidos por el “Poder Divino”, eran agoreros que anunciaban las catástrofes climáticas y otros desastres terrenales, como causas de la ambición, la lujuria, y el narcisismo de los reyes/emperadores, “elegidos por Dios”, según la fe religiosa que sustentaba el Poder Absoluto de los mandamases de entonces. Las gentes sencillas, eran regidas por la omnipotencia y la prepotencia de los sapiens, “empoderados por Dios”. El marco religioso de ese período histórico del mundo, amparaba la tiranía, las injusticias y las desigualdades, a las cuales, por decisión divina, condenaban a padecer al pueblo llano. Los elegidos, por Dios, consideraban necesarias la esclavitud, las guerras, y el sometimiento de la mujer, al servicio de los “señores” de las clases más privilegiadas, pero también, ya en ese tiempo, la mujer era, la cuidadora doméstica de las familias populares. Las señoras de la nobleza, no tenían ningún poder, las más capaces, intelectualmente, aparentaban seguir los caprichos reales, para conseguir alguna prebenda … existía, además, la “traición”, al igual que hoy, como mecanismo de ajuste político, siempre conveniente al Poder de la realeza… En la actualidad, no ha cambiado mucho el género humano, el absolutismo ha dado lugar a otros modelos, pero, sin dejar las características intrínsecas propias del Poder, en cualquier etapa; la prepotencia, el narcisismo, la ambición, la arrogancia, la corrupción, la soberbia, símbolos que demuestran los verdaderos intereses del Poder Político. Los gobernantes de la mayoría de los países del globo, son elegidos, “democráticamente”, por el pueblo. Ha cambiado la denominación política de los cargos, aunque aún existen los reyes en el primer mundo, como signo inequívoco de una aristocracia rancia, inútil, pero, utilizada, a conveniencia de los evidentes amos del planeta. En las democracias occidentales, la Clase Política, ejerce el Poder, según el modelo constitucional vigente, y se encarga de la representatividad, en la detentación de ese Poder, así tenemos jefes de estado, primeros ministros, presidentes de la república, dictadores, caudillos… En Chile, además de un Gobierno Presidencialista, con Poder casi absoluto (aunque hoy en bastante decadencia, gracias a las movilizaciones populares…), tenemos, un Arco Parlamentario, donde se repiten los apellidos ilustres, desde el siglo XVIII, son políticos apegados a los 2/3 de la traición, quienes deciden los destinos del pueblo… Los señores, y algunas señoras (ministros/ministras, y otros…) son “ungidos” por el Poder del mandatario del momento … El gran cambio de los modelos absolutistas, a los democráticos, es el reconocimiento del actual Poder Divino: Dios, es el Poder Económico, con su Imperialismo Financiero. Nadie conoce su cara, aunque se le rinde culto en la Iglesia Fundamental del Capitalismo: el Mercado, cuyo funcionamiento está regido por las leyes de la Oferta y la Demanda, muy acorde con la Constitución chilena vigente. La doctrina fundamental de este Dios, es el Neoliberalismo. Los profetas de esta Iglesia son los agoreros de la Bolsa, el Banco Central, el FMI… El Dios Financiero, decide las guerras geopolíticas, los desastres climáticos, la esclavitud y el sometimiento de los pueblos que habitan territorios ricos (pueblos originarios de Abia Yala, y otros continentes, en Chile, principalmente, el pueblo Mapuche …) La juventud de hoy, piensa, siente y cree en la Libertad, por lo cual, rechaza toda incursión de la Violencia Armada de las Fuerzas del Orden. Las chicas y los chicos en nuestro Chile, combaten con cantos, danzas y pancartas la estupidez política reinante. En tiempos del Imperio Romano, Jesús lo hacía con su verbo privilegiado. Las chicas de hoy, además, no necesitan (como María Magdalena…), ser perdonadas por ejercer la prostitución, para tener derecho a participar en la lucha por la justicia, con la misma fuerza y el mismo coraje de un muchacho. Aunque, en la realidad de hoy, en el mundo en general, y en Chile, en particular, a veces, la brutal violencia policial, obliga a la gente joven, a “responder”, a los golpes, los balines, las porras; la brutal fuerza del que puede (viene de Poder…), con actitudes que podrían, condicionar, la violencia de clase (viene de condiciones sociales, políticas y económicas de la realidad…) En el Chile actual, no tenemos nada que envidiar del Poder de los mandatarios del Imperio Romano. Aquí, tenemos una Guardia Pretoriana (Fuerzas del Orden), con sus decuriones, sus centuriones, sus Tribunos y sus cónsules (tropa, oficiales, mandos medios, generales…). Esta fuerza armamentística, que, al parecer, “no obedece órdenes”, porque se manda sola, actúa, hace y deshace, cumpliendo, no sabemos que oscura misión, de no se sabe quién, o al menos, eso es lo que nos quieren hacer creer…Sin embargo, todas y todos sabemos, que existe una Ley de Leyes, desde 1980, “nacida para matar”, o castigar (sacarle los ojos…) al pueblo que se opone a los designios del Poder Económico… ¿Quiénes son Judas, y Poncio Pilatos?, en el Chile actual. Judas son los políticos de los dos tercios, los traidores que se vendieron por una silla, que, para ellos, vale plata (las 30 monedas bíblicas…) Poncio Pilatos, es el gobierno con sus Tribunos (ministros…), los líderes de los partidos políticos, la Clase Política. Toda esta gente se lava las manos, frente a los crímenes, los asesinatos, los ataques a mansalva, la pobreza cada vez más creciente, y la terrible desigualdad que se encarniza con las clases populares… Sin embargo, también existen los Jesuses y las Jesusas (la juventud, el pueblo organizado…), que se enfrentan a pecho descubierto (sin armas mortales…), al Poder de los decuriones y los centuriones, comandados por los tribunos (generales, ministros…), que tienen mucho de su antecesor bíblico, Pilatos.

One thought on “PILATOS, JUDAS Y LA GUARDIA PRETORIANA

  • 14/02/2021 at 12:08
    Permalink

    Muchas gracias por tu claridad.

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *