CAYÓ EL TELÓN

Análisis de GUILLERMO CORREA CAMIROAGA

Cayó el telón del atractivo y meticuloso espectáculo electoral del Plebiscito Apruebo-Rechazo cuidadosamente creado por la institucionalidad neoliberal, y al encenderse las luces del teatro de operaciones,  quienes participaron allí, se encontraron de golpe con la cruda realidad que se escondía tras las bambalinas del poder, o más bien dicho se negaron a ver, obnubilados por las luces de la publicidad plebiscitaria.

De pronto, las anteojeras electorales institucionales quedaron de lado y mostraron con nitidez el guión escrito con precisión quirúrgica en el denominado Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución.

El alto quórum de los 2/3, las dificultades para que las y los candidatos independientes sean electos como Convencionales, la intocabilidad de los tratados comerciales internacionales y otros considerandos estipulados en la letra chica del guión, que a decir verdad no tenía nada de pequeña ni de ilegible, sino que solamente se le leyó, pero se le ignoró y se le desechó para acatar las reglas y la cancha definida por el poder, las élites y la clase política institucional, argumentando de las más variadas formas que la Convención Constitucional estipulada allí se transformaría mágicamente por la acción del “aplastante triunfo” del Apruebo, en un proceso constituyente popular y soberano.

Desde detrás del escenario comenzaron a reaparecer los personajes políticos de siempre, sin caretas, maquillaje,  ni máscaras, y se apropiaron de esta nueva obra que ha comenzado a escribirse para participar en los nuevos escenarios electorales que se avecinan. Serán ellos los encargados de los “casting” para elegir algunos actores secundarios que adornen con nuevos rostros los nuevos montajes teatrales y ya hay una larga fila peleándose algún cupo para no quedar excluidos. Ya se pagó la entrada y nadie quiere quedar afuera de este nuevo espectáculo, y aún cuando se patalee y se llore sobre la leche derramada, discrepando con el guión elaborado, las anteojeras electorales están por ahí, prontas a ser utilizadas nuevamente, total, la suerte ya está echada.

También están los otros y otras que con energía y esperanzas han batallado para inscribir candidaturas independientes, pero que solo contribuirán, lo quieran o no, a ser las comparsas de esta puesta en escena que terminará por legitimar a la institucionalidad y la clase política que rechazaron rotundamente durante la rebelión popular que explotó el  18 de octubre de 2019.

Pero hay por ahí, en la nebulosa invisibilidad de quienes actúan al margen de esta institucionalidad, otras y otros que piensan que es hora de que los sectores rebeldes terminen con los eufemismos y los conformismos institucionales de corto plazo, para construir en serio un guión distinto, una nueva obra que muestre un camino alternativo, buscando cambiar de raíz el modelo capitalista representado por el sistema neoliberal actual.

El “¿cómo armar esta obra teatral de nuevo tipo?”, es una pregunta válida y compleja, pero que necesariamente debe ser planteada para buscar respuestas colectivas que permitan irla creando y construyendo, con la participación directa y sin intermediarios de las actrices y los actores provenientes de las filas de los oprimidos y explotados, para escribir el verdadero guión de la obra popular que las chilenas y chilenos rebeldes necesitan.

2 thoughts on “CAYÓ EL TELÓN

  • 07/01/2021 at 19:47
    Permalink

    Así es, por mucho que nos pese. Lo peor, en política y en la vida, es auto-engañarse. Así que debemos aprender a enfrentar la realidad de haber sido engañados por 30 años por un liderazgo que efectivamente condujo la lucha contra la dictadura, pero que desde 1989 -comenzando por su solapado regalo de la mayoría parlamentaria a la derecha, a través de la Reforma Constitucional concordada entre gallos y medianoche ese año- se ocupó sistemáticamente de legitimar, consolidar y perfeccionar el modelo neoliberal impuesto a sangre y fuego por la dictadura. Sus culminaciones de ello fueron la aprobación conjunta con la derecha tradicional de la “Constitución democrática” (definida así por Lagos y todos sus ministros) de 2005 y, ahora, que dicho tinglado fracasó con la revuelta de octubre de 2019, del fraudulento “proceso constituyente” actual.

    Reply
  • 07/01/2021 at 20:05
    Permalink

    No es que Chile había despertado el 18/O? 🤔

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *